La Guerra Civil

gran_via_bomba_1936La Guerra Civil fue uno de los acontecimientos más importantes en la historia del S. XX en España. Se trata del tipo de guerra más cruel que existe ya que hablamos de un conflicto entre compatriotas, una guerra entre hermanos. A estas alturas, 80 años después del conflicto, era de esperar que los odios y rencillas que llevaron a él estuvieran superados. Sin embargo no es así, todavía existen las dos Españas.

En 1936 España contaba con un gobierno democrático elegido por el pueblo, a pasar de ello un sector de la población encabezado por los militares decidió sublevarse contra el orden establecido. Así comenzó la Guerra Civil. Los sublevados fueron conquistando distintas partes de la península y Madrid se convirtió en el último baluarte de la República. La ciudad resistió durante tres largos años en los que se pasó hambre y todo tipo de calamidades, se pensaba que mientras Madrid siguiera siendo libre la guerra no estaría perdida.

Ente 1936 y 1939 Madrid fue una ciudad asediada en la que había que tener mucho cuidado al moverse de un sitio a otro ya que las bombas podían interrumpir los quehaceres diarios. Encontrar algo que llevarse a la boca se convirtió casi en misión imposible. Mientras los madrileños intentaban seguir su día a día de la mejor manera posible, en la línea del frente, situada en la Casa de Campo, se decidían los destinos de la nación. En 1939 la situación se hizo insostenible y se decidió rendir Madrid. Empezó entonces una dictadura en la que la represión contra los vencidos iba a ser terrible.

Muchos libros han hablado sobre la vertiente institucional de la guerra pero pocos son los que se centran en las experiencias personales, las de aquellas personas que, sin comerlo ni beberlo se vieron envueltas en un feroz conflicto que acabó con la vida de muchos, abocó a muchos otros a un largo exilio y a otros a sufrir las calamidades de un país que a partir de entonces les consideraría como los vencidos.

Mi familia formaba parte de ese extracto de población. Ellos sufrieron la guerra en Madrid y, a pesar de los pesares, permanecieron todos juntos y fueron capaces de salir adelante con lo poco que les quedó. Siempre me ha impresionado la fuerza y valentía de mi abuela ante situaciones difíciles, ella era solo una niña cuando sucedió todo pero aquellos acontecimientos han dotado a su carácter de una fuerza y arrojo que ya quisiéramos muchos tener.

Este año se cumplen 80 años del inicio del conflicto. A estas alturas se hace necesario que las nuevas generaciones tengan conocimiento de lo que ocurrió. Esperemos haber aprendido algo de los errores del pasado para que no se vuelvan a repetir y esperemos también que algún día podamos perdonar, si bien nunca olvidar, lo que sucedió en esos días.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *