La principal arteria de Madrid, los orígenes de la Gran Vía

A diario cientos de madrileños pasan por la Gran Vía, van a sus lugares de trabajo o simplemente disfrutan de esta castiza calle madrileña, la que es considerada la arteria principal de la ciudad. Esta calle, sin la cual nos resultaría difícil concebir nuestra ciudad, no siempre formó parte de ella, de hecho es una calle más bien joven, que en 2010 celebró su primer centenario.

En 1910 se hizo realidad un proyecto que llevaba años gestándose y que pretendía resolver el problema del tráfico rodado en el centro de la ciudad y también dotarla de una calle que la articulase de norte a sur y que estuviera a la altura de las grandes avenidas que existían ya en otros países europeos como París o Berlín.

1910 es la fecha en la que comenzaron los trabajos para hacer posible la construcción de la nueva vía. Se demolieron casi 300 casas y unas 50 calles se vieron afectadas, algunas desaparecieron y otras fueron modificadas. Las obras se prolongaron durante 21 años, así que la nueva calle de Madrid no estuvo lista hasta 1931.

La calle se dividió en tres tramos, el primero desde la esquina con Alcalá hasta la Red de San Luis, en la actual calle Montera, el segundo hasta Callao y el tercero hasta la Plaza de España. Cada uno de los tramos se llamaba de distinta manera; el primero Avenida del Conde de Peñalver, el segundo Avenida de Pi y Margall y el tercero Avenida de Eduardo Dato. Gran Vía era solo el nombre popular con el que los madrileños nombraban la nueva calle. Fue Enrique Tierno Galván, alcalde de Madrid, quien ,en 1981, unió los tres tramos y estableció que Gran Vía sería el nombre oficial de la calle.

gran-via- ayer y hoy

1 comentario


  1. Avnda. De Jose Antonio en época franquista.Aunque nunca dejamos los madrileños de llamarla Gran Vía.

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *