Los primeros grandes almacenes de Madrid

En la calle Gran Vía 32 allá por 1920 se empezaron a construir los primeros grandes Primark 2almacenes de Madrid al estilo neoyorquino, una gran superficie en la que se podían adquirir gran variedad de artículos. Se trata de los almacenes Madrid-París, que fueron inaugurados en 1924.

 

primark 3

Este es el primer comercio de este tipo que encontramos en Madrid, que hasta entonces solo contaba con pequeñas tiendas en las que se podía comprar un determinado tipo de artículos. Por eso estos almacenes fueron algo revolucionario para la época. Fueron construidos siguiendo el lujo de la sociedad neoyorquina. El elemento que más llamaba la atención era el impresionante hall de entrada. Estaba cubierto por una cúpula de cristal de 30 metros de diámetro y 37 metros de altura que, según dicen, era la de mayor altura en Europa por aquel entonces. También llamaba la atención la gran escalera que había en la entrada y que daba acceso a las diferentes plantas en las que se dividían los almacenes.

Quizá Madrid no estaba preparado para tanta modernidad y, a pesar del buen arranque que habían tenido, los almacenes tuvieron que cerrar en 1934 debido, entre otros factores, a una mala gestión del negocio. Con el cierre de los almacenes empezó la remodelación del edificio, que se dividió en varios locales para poder así albergar distintos negocios. Se eliminaron las dos cúpulas que lo flanqueaban y se añadió una estatua del Ave Fénix (que aún hoy podemos ver coronándolo). El patio central se aprovechó para abrir un cine, el Madrid-París, que más tarde recibió el nombre de Imperial. En los pisos más altos se instaló Unión Radio, que después se convertiría en la Cadena Ser. También se instalaron allí los almacenes SEPU (Sociedad Española de Precios Únicos).

El cine Imperial estuvo abierto hasta el año 2000 y SEPU permaneció hasta 2002. Después el edificio se vendió a una cadena de tiendas y hoy en día en él encontramos el gigante Primark, una tienda que nada tiene que ver con el edificio de lujo que en otros tiempos se instaló aquí. El único recuerdo que nos queda de los estupendos almacenes Madrid-París es la distribución de los espacios de venta y la gran escalera coronada por la magnífica cúpula.

primark exterior                primark_granvia

3 comentarios


  1. Qué maravilla de artículo!!! Enhorabuena, Patricia.
    Me acuerdo de las meriendas en Sepu, cuando salía del colegio.
    Por cierto, cerca de Sepu hay un colegio con solera. Seguro que escribes un artículo genial sobre el.

    Responder

  2. Creo que en los almacenes Madrid-Paris tuvieron que vender hasta ultramarinos para ver si conseguian mantener abiertos los alnacenes, pero no fue posible.
    Me encantan estas historias de nuestra ciudad!
    Sigue investigando y publicando. Adelante!

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *