Una costumbre muy especial

Los libros son pequeños tesoros, compañeros inseparables que nos acompañan en cada momento de nuestra vida y nos permiten vivir historias extraordinarias o viajar a lugares lejanos, tener la posibilidad de vivir en un mundo paralelo en el que nuestra imaginación vuela libre y el mundo puede ser aquello que nosotros queramos que sea.

El día del libro se viene celebrando desde principios del siglo XX. Es un día en el que los libros salen a la calle y un ambiente festivo se respira en el ambiente. Pero, ¿por qué se celebra el día del libro el 23 de abril? La respuesta hay que buscarla en el pasado en el que vivían grandes figuras literarias como Shakespeare. El 23 de abril se conmemora la muerte de tres de los grandes de las letras Shakespeare, Cervantes y Garcilaso de la Vega.

En Cataluña, y cada vez en más en más partes de España, se regala un libro y una rosa a una persona especial en este día tan señalado, que en Cataluña coincide con la festividad de San Jorge. Resulta muy interesante preguntarse por el origen de esta tradición. Una de las leyenda afirma que un dragón atemorizaba a la población de una de las regiones catalanas –su localización exacta varía según las interpretaciones–. Con el fin de saciar su voraz apetito se elegía a una persona de manera aleatoria para ser sacrificada ante el dragón. En una ocasión, la hija del rey fue la víctima de tan truculento azar pero, en el momento en que iba a sucumbir ante la bestia, San Jorge se enfrentó a él y logró vencerlo con su espada. De la sangre del animal brotó un rosal rojo, cuya mejor flor fue entregada a la princesa por el santo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *